HUELLAS EN LA NIEVE: Una experiencia
Vedruna 2.0:

alt


A las 9.35h, llegamos a la estación. Habíamos quedado un cuarto de hora antes para que nadie perdiera el tren... Estábamos bien preparados: un buen bocata, agua, algo para compartir, ropa de mucho abrigo,... y mucha ilusión y ganas de pasarlo bien…


Y llegó la hora de partir, entramos en el tren y durante el viaje hablamos de lo que creíamos que íbamos a hacer; Huellas en la nieve, ¿Qué significaba eso? Pronto lo sabríamos pero mientras tanto sólo nos quedaba imaginarlo… Contando nuestras opiniones y los comentarios del foro el viaje se nos hizo muy corto y pronto llegamos a Valdepiélago donde comenzamos nuestro camino hasta Montuerto. Al llegar allí nos dimos cuenta de que ¡No había nada de nieve! Sin embargo, había hecho tanto frío que todo estaba congelado, por lo que nuestras huellas en la nieve serían más bien huellas en el hielo.

 

Teniendo mucho cuidado con los coches y con el hielo llegamos a la cascada de Nocedo. Impresionante ver cómo el agua se precipitaba bruscamente desde lo alto. Fue una imagen muy bonita.

 

Por el camino encontramos muchos chupiteles y algunos hasta se atrevieron a saborearlos. Comimos cerca del río en Montuerto y al terminar nos acercamos a la orilla a ver quién conseguía que su piedra saltara más veces. Iba llegando la hora de marcharse pero antes nos faltaba una última parada; subimos por un camino hasta las antiguas ruinas de un castillo y desde arriba contemplamos las magníficas vistas. Pero llegó la hora de abandonar nuestra aventura y dejamos Montuerto para dirigirnos a Valdepiélago donde cogeríamos el tren de regreso en un día en el que, aunque pasando frío, nos lo pasamos muy bien.


Marina Ferreras


Podrás ver todas las fotos en la galería de imágenes en los próximos días


 
© 2011 | Nota Legal