Desde dentro
LA PERSONA ES LO PRIMERO
Desde dentro

En este ambiente social tan DESHUMANIZADO

en el que vivimos queremos defender

este mensaje esperanzador...

PortadaBlog3

(pincha en el logo)

 
LOS NIÑOS Y LA ESPIRITUALIDAD. Conéctate a ti mismo
Desde dentro

La espiritualidad garantiza la felicidad de los niños

     La espiritualidad ayuda a que los niños sean más felices, señalan los resultados de un estudio realizado con más de 760 niños de colegios religiosos y públicos.

niña orando

     La razón: la espiritualidad, considerada como un sistema interno de creencias, produce el sentimiento de vivir con un sentido, estimula la esperanza, refuerza las normas sociales positivas, y proporciona una red social de apoyo, todos ellos elementos que mejoran el bienestar personal.

      Estos resultados hacen pensar en la necesidad de estrategias destinadas a proporcionar a los niños una educación espiritual, a inculcarles actitudes hacia los demás como la amabilidad o el altruismo. Porque, en definitiva, la gente feliz es más tolerante, creativa y productiva, según los científicos.

Fuente : www.tendencias21.net

 

Leer más...
 
11 OCTUBRE - AÑO DE LA FE
Desde dentro

La Iglesia comienza un año en el que se nos invita a creer...

                           este vídeo te ayudará a entenderlo mejor.


felicidad-fano

 

Leer más...
 
PARA SOÑAR EN TIEMPOS DIFÍCILES
Desde dentro

guía para soñar

 
¿Adónde te escondiste, Amado...?
Desde dentro

haring-keith-heart-of-figures-2100778“Al final del camino me dirán:

-¿Has vivido? ¿Has amado?
Y yo, sin decir nada,
abriré el corazón lleno de nombres”.

(Pedro Casaldáliga)

 

ECLESALIA, 07/05/12.-  ¡He pasado tantos años de mi vida buscando a Dios! Me he dedicado al estudio, a leer libros y textos con el afán de aprender su manera de hablar y actuar en el mundo. He querido conocer su manera de revelarse a los hombres para saber qué esperar de él, para verle llegar en la lejanía y prepararme a acogerle como al hijo que regresa a casa. He querido anticiparme para que me encontrase como yo consideraba que debía encontrarme; adivinar sus intenciones para asumir la actitud que convenía a lo que yo imaginaba que iba a esperar de mí. Lo que yo creía que él querría. Lo que a mí me hubiese gustado ser para él (acaso ante mí misma): revestida de esplendentes valores y virtudes, ocultando con pudor mi verdad desnuda, afanada en ser diferente de quien sencillamente era.

 

 

Leer más...
 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 Próximo > Fin >>

Página 2 de 4
© 2011 | Nota Legal