1ª SEMANA DE ADVIENTO

domingo1adviento

 
EMPEZAMOS EL ADVIENTO

Hay actualizaciones que no puedes dejar pasar...

Nuestros móviles lo tienen claro: o te actualizas, o te quedas atrás en todo... Las aplicaciones, los programas, necesitan actualizaciones para poder funcionar correctamente. Pero hay actualizaciones que reconfiguran la manera de entender y de manejar el móvil: esas son las que no podemos dejar nunca pasar, ya que permiten sacar lo mejor del teléfono que tenemos en nuestras manos, exprimen al máximo sus capacidades, lo ponen a punto para lo que está por venir.

El Adviento: oportunidad para actualizar nuestra vida

Para nosotros, cristianos, lo que está por venir tras el Adviento reconfigura totalmente quiénes somos y cómo actuamos. Jesús, Dios hecho carne, es la actualización definitiva del mensaje de Dios. Su novedad trata de sacar lo mejor de nosotros para ofrecerlo al mundo. A nuestro mundo, tan necesitado de la presencia de Dios como de la nuestra. El Adviento de este año propone "descargar" cada semana la Palabra de Dios en nuestra vida, hacerla "carne" en nuestro vivir para ir preparando lo que somos a la novedad de Jesús.

 

ADVIENTOAQUI

 
DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

 
La Cultural en el colegio

 
Ópera La casa imaginaria

 
ESTAMOS CRECIENDO... EN ¡¿SANTIDAD?!

Celebramos el día de todos los Santos por todo lo alto, con globos de luz y alegría, proclamando las bienaventuranzas del Reino. Vivir la vocación a la santidad es sinónimo de participar de la dicha de ser discípulos de Jesús, alegría y luz del mundo. Los santos, que nos han precedido en el camino, nos muestran con el testimonio de sus vidas cómo hacernos niños, trabajar por el pan de cada día, poner en el centro a los pobres, ser pacificadores, consolar a los tristes, luchar por la justicia,… Vivir las bienaventuranzas en lo cotidiano es el mejor camino hacia la santidad, que es lo que nos muestra Jesús en la alegría del Evangelio.

Ojalá la fiesta de todos los Santos, los canonizados y los anónimos, nos ayuden a “cargar las pilas” con la vocación a la que  estamos llamados. Una santidad en el día a día, que se desgasta en lo concreto y apuesta por los sueños del Reino de Jesús.

¡Felicidades, queridos amigos! ¡Recibamos la felicidad de ser bienaventurados  (Mt 5,1-12a)!

Dibu: Patxi Velasco FANO

Texto: Fernando Cordero ss.cc.

 

santos-fano

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

© 2011 | Nota Legal